Un escape hacia la Cueva del Indio

0
114

Sinceramente, no soy una persona muy aventurera ni amante de la naturaleza. Imagínate que lo más cerca que había estado de la naturaleza había sido entre las decoraciones de plástico que adornan las filas de Disney. Sin embargo, un día acepté la invitación de mis amigos a Cueva del Indio, más por obligación que por interés. Jamás iba a pensar que resultaría en uno de los mejores días que había tenido en mi vida. Esta Cueva del Indio está localizada en las costas del municipio de Arecibo al Norte de Puerto Rico. Cuenta la tradición, que esta cueva era el lugar donde los indios se reunían para planificar sus escapes.

Antes de llegar a la cueva, tienes la opción de recorrer la costa rocosa mientras admiras las diferentes ventanas, producto del proceso de erosión. Allí te encontrarás con unas vistas que te dejarán sin palabras. Mientras caminas por los acantilados, disfrutarás de una hermosa vista al Océano Atlántico y te refrescarás con la brisa marina y con el salpique del mar contra las rocas. Una vez hayas recorrido la costa, puedes adentrarte en la Cueva del Indio. Luego de bajar unos escalones naturales y una escalera de madera, más firme de lo que parece, llegas a la cueva.

Allí te sorprenderás de los muchos dibujos indígenas que adornan la cueva; te transportarás cientos de años en el pasado. Además puedes bañarte en un pequeño pozo de agua extremadamente clara y fresca. Cueva del Indio es uno de los lugares más bellos que esconde nuestra isla.

Por eso te invito a que, tal como los indios, te escapes de la monotonía diaria y experimentes esta belleza natural. Para disfrutar de esta delicia solo necesitas dos cosas: unos zapatos bien cómodos y una cámara para capturar esta tremenda experiencia. Si yo lo pude hacer y lo disfruté, a ti te encantará. ¡Atrévete!