Cañones del Centro de Nuestra Tierra Historia, Diversión y Conservación

0
192

Entre los pueblos de Barranquitas y Aibonito en el centro de la Cordillera Central donde se ubican los ríos Aibonito, Piñonas y Usabón, a una profundidad de más de 700 pies se encuentra el Cañón de San Cristóbal.

El Cañón tiene una extensión aproximada de nueve kilómetros de largo y quinientos pies de ancho cuyas vistas de formaciones geológicas son maravillosas además de ser acompañadas por una gran diversidad de flora y fauna. En este paraíso tropical se pueden realizar diferentes actividades tales como caminatas, descenso en cuerdas (rappelling) y disfrutar de un día de río entre saltos desde cascadas a charcas.

La visita al Cañón tiene diversas rutas que dependerán del grado de dificultad que le indiquen y el tiempo del recorrido. Así que cuando vaya asegúrese de seleccionar lo adecuado según su condición física le permita. Entre algunos de los parajes que podrá disfrutar se encuentran: el Charco Azul, el salto La Cabra (que de mirarlo entenderán que sólo las cabras pueden subir por esas grandes rocas), la Cascada La Niebla (la cual dicen que debe su nombre a la apariencia que adquiere cuando el río crece y arropa gran parte del área) y la vereda Rompe Alma a la cual el nombre se le queda corto porque se te rompe literalmente algo más que el alma. En resumen, la experiencia de ir al Cañón es de mucha adrenalina y hay que vivirla aunque sea una sola vez.

Algo de historia…
Este bello lugar era utilizado como vertedero de los pueblos cercanos desde el 1954 hasta el 1974. Evidencia de esto lo puedes observar durante el recorrido donde se encuentran metales fundidos y otros equipos. Para el 1914, las aguas de este cañón fueron utilizadas para mover dos hidroturbinas que generaban electricidad para el pueblo de Aibonito. El Cañón de San Cristóbal es el más grande de la región del Caribe y tiene la mayor cantidad de cascadas en toda la Isla además de ser las más altas en caída libre de hasta
240 pies. Un cañón es una formación topográfica que consiste de un paso estrecho y profundo entre las montañas. Sus paredes son de roca escarpada y por su fondo casi siempre transcurre una corriente de agua. El Fideicomiso de Conservación de Puerto Rico mantiene 1,252 cuerdas del Cañón como área protegida.

Cañón Las Bocas: Más allá del Cañón San Cristóbal
Comúnmente en Puerto Rico cuando escuchamos la palabra cañón pensamos en el Cañón de San Cristóbal. Sin embargo, entre los municipios de Comerío y Barranquitas existe también una formación conocida como el Cañón Las Bocas, lugar que desea ser conservado por una organización de base comunitaria llamada el Comité Pro Reserva Natural Cañón Las Bocas. La propuesta de convertir este espacio geográfico en reserva natural responde a su importancia en la generación de bienes y servicios de los ecosistemas para los puertorriqueños. Los cuerpos de agua que se desplazan por tan compleja topografía generan dos millones de galones diarios de los cuales el 50% del agua obtenida es tratada en la planta de filtración Las Bocas para el consumo humano.

Los bosques secundarios localizados en el Cañón, remueven miles de toneladas de bióxido de carbono, sirven de esponja evitando inundaciones en terrenos aguas abajos además de ser refugio para especies nativas de flora y fauna tales como el tachuelo, ceboruquillo, lagarto verde, lagartijo pigmeo, boa puertorriqueña y la paloma sabanera. Estas últimas dos especies designadas en peligro de extinción. El Cañón Las Bocas se ubica en una de las formaciones cársticas dispersas y entre las más antiguas de Puerto Rico.

Son los farallones de roca caliza los que adornan el paisaje así como la presencia de cuevas y poblaciones de murciélagos. En las aventuras guiadas al Cañón podrás visitar un imponente árbol de ceiba denominado como la Ceiba Acostada, bañarte en la Cascada Grande de aproximadamente 200 pies de altura y llevar a cabo la observación en el Valle de las Mariposas. Durante el recorrido nocturno se enfatiza la observación del insecto el cucubano. En fin, otro lugar más para irnos de aventura y conservar lo nuestro.

Recomendaciones para la aventura en el Cañón
-Ir con personal capacitado y con experiencia previa.
-Utilizar siempre las reglas básicas de seguridad para
usted y su familia.
-Llevar meriendas y agua.
-Vestir ropa cómoda.
-Llevar cámara fotográfica.
-Llevar bolsas de basura para disponer lo que se con
suma.
-Evite ascender por piedras sueltas o limosas.
-Cuidar los recursos naturales “deja las pisadas y llévate
solo los recuerdos”.