Más allá del Bosque Seco: Entre murciélagos y sapos conchos

0
262

Cuando pensamos en el Bosque Seco de Guánica lo primero que nos viene a la mente son cactus y un calor extremo. Resulta casi imposible imaginar que allí existe un singular ecosistema conocido como la Cueva Murciélago o la Cueva Lago de Guano. Esta maravillosa cueva tiene una dimensión de 1,371 pies aproximadamente y posee unas siete entradas.

En la entrada mayor (tipo sumidero de unos 120 pies de diámetro) se destaca un árbol enorme de Cupey, Clusia rosea. Si me preguntas que es lo mejor de la excursión te contestaría TODO. La exploración a la cueva comienza con una orientación y las reglas del viaje de campo.

Estando allí tienes la oportunidad de deleitarte con los sonidos de muchas de las aves que se encuentran en el bosque así como también de la rica fauna que habita en él. La caminata hacia la cueva es bastante fácil, lo difícil es el calor que se experimenta en el recorrido que fue dividido en dos.

El primer recorrido se realizó en el área sur de la cueva la cual se distingue por una laguna de agua salobre (mezcla del agua del río con el agua del mar) que cubre casi el 50% del área total de la cueva. Es impresionante ver la cantidad de agua dentro de la cueva rodeado de estalactitas, grillos y murciélagos cuya imagen parece sacada de una revista.

El segundo recorrido fue en el área norte, que se caracteriza por ser seco. Para entrar es toda una misión de aventura ya que se hace por un peculiar agujero que cuenta con un descenso de escaleras naturales de piedra esto además de ser un poco oscura.

Al bajar, la vista es impresionante. Una vez dentro de la cueva, caminarás sobre fango o guano observando los diversos corales petrificados indicadores de que el área estuvo bajo agua hace millones de años.

En esta cueva también encuentras una gran población de murciélagos; especies importantes para la polinización, dispersión de semillas y el control de insectos. Además, puedes tener la suerte de encontrarte al sapo concho, único sapo endémico de Puerto Rico y en peligro de extinción.

En el pasado, esta especie se encontraba distribuida en la costa norte, desde Arecibo hasta Isabela y en la costa sur entre Coamo y Guánica. Actualmente la única población natural con capacidad reproductiva se encuentra en el Bosque Seco de Guánica.

Esta aventura fue organizada por nuestros amigos de Sierra Club, una organización sin fines de lucro que entre sus labores realiza excursiones para las familias puertorriqueñas con el fin de que conozcan y disfruten del encanto de nuestra isla de forma educativa, inspirándoles así el conservar el ambiente. En esta edición incluimos un calendario de las próximas excursiones de Sierra Club. Para más detalles puede visitar la www.puertorico.sierraclub.org