Surfear toda una experiencia

0
124

No sabía ni donde era Isabela pero quería aprender a surfear. Allí conocí a Paloma Quintana en unas competencias de surfing sólo para chicas en la playa Jobos de ese pueblo. Me intrigó el saber que se siente el hacer ese deporte.

Así que insistí para que me llevaran a tomar clases. Al llegar a mi primera clase, la instructora me enseñó lo básico; el cómo acostarte, el cómo remar con los brazos en el agua y de lo que estarás haciendo una vez estés en el agua para poder pararte.

Debo decir que jamás pensé que fuera tan emocionante y más aún cuando intenté lograr pararme en la tabla y dejar que las olas me llevaran, WOW!!!! Fue algo que nunca imaginé poder hacer. Me encantó y espero poder surfear sola pronto.

Aunque les confieso que cansa un montón pero está súper nítido. Para mi quinceañero quiero ir a Hawaii y si aprendo bien podré surfear allá. Así que aprenderé a surfear en nuestra Isla de Puerto Rico.