Entre Catedral y Balcones

0
88

Puerto Rico cuenta con 78 municipios de los cuales Florida era uno que nunca había visitado. Por referencias llegamos al municipio para la aventura de descubrir dos de sus maravillosas cuevas. Luego de llegar al punto de encuentro, nos trasladamos a una finca privada donde se encuentra el acceso a las mismas.

Primero como en toda excursión te brindan la charla de seguridad, te entregan el equipo y a comenzar la exploración. Desde su comienzo la caminata por el bosque es impresionante, el sonido de la naturaleza y la paz que se respira.

La primera cueva que visitamos se llama cueva Catedral y al llegar la vista de su entrada es majestuosa, el adentrarnos debajo de la tierra es una experiencia mágica. La segunda cueva que visitamos se llama Balcones, por sus salas tipo balcón, allí pudimos observar varios tipos de formaciones entre las que vi las impresionantes estalactitas llamadas “sorbeto”.

Cada vez que caminaba o entraba a un salón era como entrar a los cuartos de una enorme casa, solo que con mucho fango lo cual lo hacía más divertido. El poder tener la experiencia de apreciar dos diferentes cuevas, una en formación todavía (o sea viva) y una que ya no lo está (muerta) ayuda a que mejor podemos valorar nuestra naturaleza y así proteger estos espacios para que estén para las futuras generaciones.

Nuestro guía Eddie nos decía en todo momento que no podíamos tocar las estalactitas y que estuviéramos bien pendientes donde pisábamos. Esta fue mi primera visita a una cueva y nunca pensé lo bello que podía ser, animales como los murciélagos, guaba, hasta una boa puertorriqueña pudimos apreciar, en fin todo lo que se aprende.

La excursión dura aproximadamente cinco horas y se recorren más de 10 millas por lo que las personas tienen que estar en buena condición física. Para más información pueden escribir elguanitopr@gmail.com.