Paracaidismo a otro nivel

0
49
Por Maylene Pérez Robles

Juan Manuel Ochoa comenzó su aventura hace aproximadamente nueve años cuando por primera vez hizo un salto de paracaidismo. Fue en ese momento cuando no dudó de querer volverlo hacer. Pasado unos años y estabilizado económicamente, Juanma como le llaman, estaba decidido de volver a brincar pero esta vez sólo. Por lo que, se certificó por la AFF “Accelerated Free Fall”. Esta certificación consta de 6 a 8 horas de teoría que comprenden del uso del paracaídas y las diferentes posiciones del cuerpo para las cuales hay que realizar 8 saltos. Luego de esos ocho saltos estas oficialmente capacitado para saltar SOLO!

Por su parte, la Asociación de Paracaidismo de los Estados Unidos conocido por sus siglas en inglés como la USPA, otorga certificaciones según las destrezas y experiencia adquiridas mediante la práctica y cantidad de saltos. Al pasar el tiempo y teniendo como mentores a Yeyo Pesquera y Luis Prinetto, Juanma llegó a los 1,000 saltos entre los cuales ha descendido a una velocidad máxima de 237 millas por hora y ha sido capaz hasta de hacer 12 saltos diarios lo que es sinónimo de ser amante de la adrenalina. Esta pasión la comparte con; Yeyo, Nacho y Kelki, miembros del TEAM UVA y se preguntarán al igual que yo, el ¿por qué uva? Pues la respuesta es sencilla, al aterrizar siempre usan la palabra uva para describir que tal estuvo el salto. Como puertorriqueños siempre nos caracterizamos por algo, así que en el deporte del paracaidismo nos distinguimos por los “tracking jumps”. Mediante estos brincos se vuela asumiendo una posición en donde se produce el máximo desplazamiento horizontal, en buen castellano el puertorriqueño vuela hacia el frente en vez de hacia abajo esto con el objetivo de recorrer una mayor distancia. Dentro del deporte del paracaidismo, Ochoa se distingue por su vestimenta de color rojo y negro y se especializa en la posición “headdown”, la cual se describe como el descenso vertical pero con la cabeza hacia abajo o sea literalmente un salto “de cabeza”. Entre los planes de Juanma se encuentra el viajar a Noruega para hacer BASE jumping por primera vez. Esta modalidad es particular por hacer free fly desde una superficie plana y estática la cual puede ser de un edificio, una antena, un puente o un acantilado. Juanma ha tenido la oportunidad de ser auspiciado anteriormente por las marcas Skullcandy y Liquidsky. Esta última es de las compañías más exitosas en hacer ropa para paracaidistas y su dueño lo es Julio Ruiz, un puertorriqueño. Los amantes a este deporte desarrollan un estilo de vida diferente, aprenden a conservar el ambiente, viajan para asistir a festivales de  paracaidismo y hacer saltos en otros escenarios, conocen amistades que comparten su misma visión y quienes eventualmente se convierten en su familia extendida. Actualmente Puerto Rico cuenta con una compañía de paracaidismo, Xtreme Divers, localizada en Vega Baja. Así que solo nos resta el atrevernos a tomar la decisión de vivir esta aventura de extrema adrenalina. ¿Quién se apunta?